“Belgrano fue un hombre con un gran amor a la patria que se sacrificó por ella”

Zoom In Zoom Out Guardar Noticia Print

-

Es sumamente importante conocer la historia del prócer, no solamente del héroe que triunfó en las batallas de Tucumán y Salta ni el que creó la bandera nacional”, enfatizó la Prof. Nora de Fasani, titular desde 1995 del Instituto Belgraniano de Gral. San Martín, a días de haberse evocado el “Día de la Bandera”, el pasado sábado 20, en conmemoración de la muerte de Manuel Belgrano y en el “Año del General Manuel Belgrano”, así declarado en homenaje al prócer por los 250 años de su nacimiento y 200 de su muerte.

En diálogo con Reflejos de La Ciudad, Fasani se refirió a la creación del Instituto Belgraniano de Gral. San Martín: 

-Fue creado el 27 de abril de 1973 por iniciativa de un grupo de profesionales del distrito como Jorge Porchetto, Juan Hraste, Carlos Rotondato, Néstor Pucciarelli y Fernando Aguer, entre otros, con sede en la Mutual Camed.

-¿Qué actividades realizan y con qué objetivo?

-Una función es educativa con las escuelas primarias, donde se realiza la promesa a la bandera, para que los estudiantes conozcan en qué consiste esa acción. Son actos muy emocionantes para los chicos. Y otra función es comunitaria, con concursos de redacciones belgranianas con participación de colegios. Algunos de esos trabajos fueron publicados en el Rincón Infantil del semanario Reflejos de La Ciudad. También hacemos donaciones de libros a las escuelas y entregamos diplomas al mérito. Sería bueno que participaran muchos más establecimientos educativos.

-¿Qué otras actividades realizan?

-Con la idea de difundir la obra de Belgrano se dieron muchísimas conferencias, vinieron historiadores destacados como el comodoro Güiraldes, el historiador Miguel Ángel de Marco y María Esther de Miguel. Y también vino el presidente del Instituto Nacional Belgraniano que es chozno de Manuel Belgrano y homónimo. Además, vinieron a disertar diplomáticos de diferentes países. También damos charlas en el interior del país, en programas radiales y televisivos. 

-En este año tan especial, la pandemia complica realizar actos, homenajes

-Este es un año difícil y tuvimos que postergar muchas actividades. Todos los años organizamos con la Municipalidad un acto junto al busto en la calle Belgrano y 25 de Mayo. Ahora las circunstancias hacen que no se pueda hacer ese tipo de actividades. Y  siempre tenemos la ilusión de que alguna vez haya una plaza o monumento de Manuel Belgrano en el distrito. En el pueblo italiano de Onelia donde nació Domingo, el padre de Belgrano, todos los años hacen una linda recordación en el “Día de la Bandera”. 

-¿Cree que es necesario que la sociedad conozca más en profundidad su historia?

-Es sumamente importante conocer la historia de un prócer, no solamente al héroe que triunfó en las batallas de Tucumán y Salta, ni el que creó la bandera nacional, sino además el  que estuvo 16 años en el Consulado de Buenos Aires. En general los jóvenes no conocen el contenido de las memorias que escribió como secretario en ese Consulado, ahí está el pensamiento puro de Belgrano. Están sus ideas en cuanto a la ecología, la educación de la mujer y la creación de las escuelas de Dibujo, Matemática y Náutica. Y algunas ideas muy actuales sobre economía, que todavía tienen vigencia.

-Belgrano reúne muchas condiciones: político, militar, economista...

-No se toma en cuenta eso, también que las derrotas de Vilcapugio y Ayohuma no fueron  su culpa. Él no era militar y por eso no podemos esperar de Belgrano los triunfos militares que logró San Martín. No podemos compararlos, pero el propio San Martín lo elogia al decir que era lo mejor que teníamos cuando lo designan a cargo del Regimiento del Norte. Hay que revalorizar su figura y para eso son necesarias iniciativas de los ministerios de Educación y la actuación de docentes muy formados en el tema. Hay que conocer bien la historia argentina. 

-Un dato llamativo es que murió en la pobreza…

-Antes de fallecer, Belgrano no tenía un peso y tuvo que pagarle a su médico con su reloj, que era lo único valioso que tenía. Viajó de Tucumán a Buenos Aires con dinero prestado por un amigo, estaba en la absoluta pobreza y nunca quiso molestar a su familia pidiéndole dinero. Lo que había recibido lo donó para la creación de escuelas. Y muchos años después cumplieron con su último deseo de construir la última escuela. 

-¿Qué mensaje para la historia argentina deja la figura de Belgrano?

-Las miradas son siempre benévolas con él, es el único prócer indiscutido y su vida no da lugar a ninguna recriminación. Lo admiramos como ser humano, bajándolo del bronce. Fue  un hombre enfermo con un gran amor a la Patria y que se sacrificó por ella. Cuando hoy no vemos donaciones de la política hacia instituciones que lo necesitan, pensamos en su ejemplo.

-¿El mejor exponente de la historia de Belgrano fue Bartolomé Mitre o hay miradas alternativas de su historia? 

-Mitre se maneja con documentos, pero también hay historiadores modernos como Felipe Pigna, que es un estudioso: sus datos son bastante accesibles y tiene una mirada que llega más a los jóvenes.  

Manuel José Joaquín del Corazón de Jesús Belgrano murió a las 7 de la mañana del 20 de junio de 1820 a los 50 años de edad. Al ser enterrado, se colocó una simple lápida de mármol sacada de una cómoda, con una inscripción cargada de modestia y sencillez: “Aquí yace el general Belgrano”. Sus últimas palabras antes de morir fueron: “¡Ay patria mía!”, hace apenas 200 años.


Ver Más

Últimas fotos agregadas